Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
17 de noviembre de 2017  |  Síguenos en Facebook Facebook | Siacute;guenos en Twitter Twitter | Siacute;guenos en Google+ Google+ |      |   Hemeroteca  |   Publicidad  |   SUSCRÍBETE
El Digital Castilla-La Mancha
PORTADA REGIÓN ACTUALIDAD ECONOMÍA OPINIÓN SOCIEDAD DEPORTES IMÁGENES SERVICIOS
ALBACETE CIUDAD REAL CUENCA GUADALAJARA TOLEDO
Imprimir Enviar a un amigo Tamano de fuente  
 BLOG DE LECTURAS PEDRO A. LÓPEZ GAYARRE 
BLOG DE LECTURAS

´Pasados los setenta´, diarios y memorias de Ernst Jünger

20/08/2016 . Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a del.icio.usAñadir a YahooRSS
Ernst Jünger
Tras sus célebres diarios, ´Radiaciones´ I y II, todo un clásico de la autobiografía, dedicados a los años de la II Guerra Mundial, la vuelta al género, en realidad un híbrido entre los diarios y las memorias, como bien se apunta en el título, se produce al día siguiente de cumplir los setenta años; la edad bíblica como apunta el propio autor, que no es otro que Ernst Jünger (Heidelberg, 1895- Wilflingen, 1997) autor del inolvidable ´Tempestades de Acero´, la mejor descripción literaria desde dentro de la locura que fue la guerra de trincheras en la I Guerra Mundial.

En estos diarios de la segunda mitad de los años sesenta el escritor, tras enviudar de Gretha, su primera mujer, vive con su segunda esposa, Liselotte, "Taurita", antigua archivera, en los diarios, con la que se casó en 1962 y reside desde 1950, en la que será su casa hasta su muerte, ya centenario, en Wilflingen, donde mantiene sus colecciones entomológicas y se relaciona física y epistolarmente con buena parte de la intelectualidad alemana y europea, como es el caso del controvertido maestro de filósofos Martin Heidegger con el que mantiene una relación sin una sola sombra como expresa en una carta del año 1966 dirigida al doctor Jean Reboul: "Por lo que a mí respecta, estimo a Martin Heidegger no sólo por su obra, sino también porque se arriesgó políticamente cuando hubiera sido más cómodo no hacerlo. ¿Acaso puede reprochársele que los poderes políticos defraudasen su confianza? A usted que es psicoanalista, no necesito indicarle qué es lo que se esconde tras la denigración de un espíritu superior. Así y todo: no cabe mantener enteramente en secreto que en algún sitio hay alguien que piensa de manera digna de ese nombre. También la carta de usted me lo confirma." (Página 278)

La relación con la filosofía, la entomología y las ciencias Humanas y de la Naturaleza en general se mantiene como una constante en sus lecturas, en su correspondencia y en los continuos viajes con una duración que va de unas semanas a varios meses por todo el mundo: Extremo Oriente, Roma, Córcega, Angola, Islandia, Portugal, Marruecos y Las Canarias suponen estancias que dan para unos diarios de viaje en los que la original vivencia del autor añade un plus a estas memorias en forma de diarios.

Uno de los aspectos que más llama la atención en el pensar cotidiano de Jünger es la relación continua que establece con el mundo espiritual y lo transcendente de la vida humana. El mundo de los que no están como su primera mujer o su hijo primogénito Ernstel, muerto en Carrara en Italia a los dieciocho años en el otoño de 1944 en su primera operación bélica, es uno de los motivos fundamentales de su pensamiento:

"Aniversario de la muerte de Ernstel. Nieve en el pequeño camposanto donde este hijo mío es recordado por dos veces –en la lápida traída de las montañas de Carrara que recubre su tumba y en el monumento con que la aldea honra a sus caídos… …Por qué se alejaran tanto de nosotros los hijos, hasta volverse inaccesibles, mucho más que los padres, con los que soñamos con frecuencia, con mucha más frecuencia de lo que sabemos; los padres están siempre presentes… … Los muertos son espejos en los que descubrimos nuestra imperfección, nuestros defectos, nuestras debilidades, nuestras negligencias. No podemos reparar esas cosas. A mí me ha llamado la atención el hecho de que quienes no iban a regresar tuviesen una especial dificultad en despedirse de los suyos. Han de poseer un saber intemporal que aspira a expresarse en el abrazo de despedida." (Página 221)

"Los muertos se hallan siempre ahí. Inmersos como estamos en la consciencia de nuestros medios, que llegan tan lejos, olvidamos con demasiada facilidad la presencia de los muertos y, con ella, también el culto que les debemos. Las noticias de los muertos nos llegan con más rapidez y precisión que si viniesen por el éter. Tampoco han menester un texto, pues nos tocan en estratos carentes de palabras, en los cuales hemos conocido ya mucho antes el mensaje." (Página 261)

No faltan tampoco las anécdotas y las semblanzas tan acertadas como la que hace de Joseph Roth: "- Aunque uno se pase allí días y días aguardando con impaciencia la llegada del dinero y se dedique a pensar, arriba en la habitación, el modo de esquivar al portero- aun eso es mejor que vivir en tierras septentrionales.

Esas palabras se las oí decir a un hommme de la Méditerranée, mientras las luces se reflejaban en el húmedo asfalto del Kurfürstendamm. Era poco antes de 1933; habíamos pasado la velada en una de aquellas reuniones cuyos miembros se encuentran fugazmente antes de la tormenta, como si una vez más fueran a barajarse los naipes. Mi interlocutor era Joseph Roth; su novela La marcha de Radetzky, aparecía pocos días antes, se hallaba expuesta en los escaparates de todas las librerías. Habíamos descubierto nuestra común inclinación por estos pequeños hoteles mientras aguardábamos bajo la lluvia la llegada del autobús. Roth conocía a fondo estos sitios, pues era tenido por un apátrida, un hombre sin domicilio fijo, que seguía lamentando la pérdida de otro gran albergue, la vieja Austria. También en ella el tiempo transcurría de manera más reposada. Los sombreados forman parte del cuadro: alojamientos baratos, medios escasos, el vigilante en la puerta –todas esas cosas bordean las orillas junto a las cuales va deslizándose nuestra barquilla." (Página 271)

Tampoco falta el comentario de actualidad y que hoy sería tachado de políticamente incorrecto, como es el caso de la página que en el año 1968 provoca una minifalda en las cercanías de San Pietro in Vincoli en plena primavera romana: "La escena habría estado muy bien en una comedia (un joven alrededor de una chica en minifalda) En realidad la insolencia del joven no resultaba criticable, era más bien el comportamiento natural frente a una provocación indisimulada. Si la ragazza hubiera enseñado todavía más, es probable que la hubiera rodeado una muchedumbre…." (Página 410)

Ernst Jünger. Pasados los setenta I (1965-1970) Radiaciones III. Memorias- Vol.3. Traducción de Andrés Sánchez Pascual. 1ª edición, 1995. Tusquets Editores.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. ¿Te ha gustado? ¿Qué destacarías? ¿Qué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
Más artículos

Segunda entrega de los diarios del terror de los poetas

´Los hijos de la libertad´, una novela gráfica sobre la resistencia francesa

El cine de Guillermo Cabrera Infante

Españoles en la Alemania nazi. Félix Santos.

Días de 1989. José Luis García Martín

"La gran desmemoria", un gran relato de Pilar Urbano sobre la Transición

Trece artículos de Richard Ford. Literatura y vida

"El factor Churchill", del periodista y ex alcalde de Londres Boris Johnson

"Hitler, drogas y el III Reich", de Norman Ohler

Lennon: el cómic



Mande su comentario
Tema: ´Pasados los setenta´, diarios y memorias de Ernst Jünger
Nombre (obligatorio)
E-mail (obligatorio)
Título (obligatorio)
Comentario (máx. 1500 caracteres)
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
Términos y condiciones
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website eldigitalcastillalamancha.es tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de eldigitalcastillalamancha.es y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
eldigitalcastillalamancha.es declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
  
Quiénes somos   /   Publicidad /   Contactar   /   Cartas al director   /   Suscripción al boletín   /   Ir a RSS RSS   /   Envíanos tu CV
Copyright © Digital Comunicación 2006, S.L.   ® El Digital Castilla la Mancha es una marca registrada.
Derechos reservados.   España.   E-mail: eldigital@eldigitalcastillalamancha.es
Oficina central:  C/ San Francisco, 21  -  45600 Talavera de la Reina  -  Toledo (España).  
Teléfono de contacto: Talavera 606713383 / Toledo 606018622
Política de información   /   Política de privacidad  /   Política de cookies  /   Aviso legal