Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
21 de octubre de 2017  |  Síguenos en Facebook Facebook | Siacute;guenos en Twitter Twitter | Siacute;guenos en Google+ Google+ |      |   Hemeroteca  |   Publicidad  |   SUSCRÍBETE
El Digital Castilla-La Mancha
PORTADA REGIÓN ACTUALIDAD ECONOMÍA OPINIÓN SOCIEDAD DEPORTES IMÁGENES SERVICIOS
ALBACETE CIUDAD REAL CUENCA GUADALAJARA TOLEDO
Imprimir Enviar a un amigo Tamano de fuente  
 BLOG DE LECTURAS PEDRO A. LÓPEZ GAYARRE 

Seis ensayos sobre Wagner. Bryan Magee.

14/01/2017 . Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a del.icio.usAñadir a YahooRSS
Richard Wagner.
Nada más lejos de mis gustos musicales que Richard Wagner. Es verdad que cuando alguien ha utilizado su música inteligentemente no he tenido otra que rendirme. Pero el Wagner a palo seco difícilmente es lo que elegiría como música de fondo. Demasiado ruido, demasiado estruendo y demasiada fanfarria. Wagner me abruma, pero tengo que reconocer que los wagnerianos, puestos a hablar de su ídolo aseguran unas horas de entretenimiento. Argumentos y conceptos musicales no les faltan cuando echan mano a la espuerta del maestro; aunque en esto, como casi  todo en la vida, los mejores wagnerianos son lo que como el caso de Bryan Magee, encaran su visión wagneriana con un punto de distancia sobre las pasiones que desata. Algo de lo que nadie tiene que disculparse después de que el nacionalsocialismo hiciera de Wagner su compositor de cabecera, porque como bien explica el autor en estos seis ensayos, es algo que comenzó ya en vida, y se multiplicó con su desaparición: 

“Tras su muerte, a Wagner lo idolatraron hombres de toda condición: compositores tan dispares como Debussy y Mahler (quien dijo que en la música sólo contaban Beethoven y Wagner “y después de ellos nadie más”), personas famosas por su ironía y su indiferencia, como Thomas Mann, o por su iconoclasia, como Bernard Shaw, quien escribió que, incluso en interpretaciones cuya incompetencia resultaba de todo punto indescriptible hasta para alguien como él, “muchos de nosotros estamos en la actualidad tan hechizados por la grandeza de El anillo, que no podemos sino hacernos lenguas en los entreactos, presa del éxtasis de una admiración ilusa”. En muchos lugares del mundo florecieron asociaciones wagnerianas. El número de libros y artículos escritos sobre él, que llegaba a diez mil antes de su muerte, superó a los dedicados a cualquier otro hombre, salvo Jesucristo y Napoleón. El lenguaje religioso empleado para referirse a su persona siguió utilizándose en relación con su obra: se hablaba de “conversos” a su música, de “peregrinos” que visitaban Bayreuth, y sus detractores se burlaban de ellos tachándolos de “fanáticos”. De hecho, muchos de ellos, como el compositor Chabrier, se describían alegremente como fanáticos” (Página, 42).

Y es que, constata el autor, “la devoción que despierta en algunos la música de Wagner no se parece a la que inspira cualquier compositor. Es como estar enamorado: una especie de locura, de culto, un compromiso irracional, un abandono que, entre otras cosas, elimina la facultad crítica” (Página 43). Y a la búsqueda de los motivos para despertar semejantes sentimientos dedica, quizá el más original de los seis ensayos, o que por lo menos es el que a uno más le ha interesado: “El culto a Wagner”.

En los demás: La teoría de la ópera de Wagner, Judíos: no menos en la música, La influencia de Wagner, la interpretación de Wagner y Wagner como música, el wagneriano convencido encontrará buenos argumentos para reafirmar su pasión y el simple aficionado otra manera de contemplar desde la palabra la música de alguien, que más allá de su propia obra y su vida, está instalado por méritos propios en el lugar reservado a los genios.

______________________________________________________

Bryan Magee. Aspectos de Wagner
Traducción de Francisco López Martín
Ed. Acantilado, 2013. 124 páginas.
Biblioteca Municipal José Hierro de Talavera de la Reina. 
 
Más artículos

Segunda entrega de los diarios del terror de los poetas

´Los hijos de la libertad´, una novela gráfica sobre la resistencia francesa

El cine de Guillermo Cabrera Infante

Españoles en la Alemania nazi. Félix Santos.

Días de 1989. José Luis García Martín

"La gran desmemoria", un gran relato de Pilar Urbano sobre la Transición

Trece artículos de Richard Ford. Literatura y vida

"El factor Churchill", del periodista y ex alcalde de Londres Boris Johnson

"Hitler, drogas y el III Reich", de Norman Ohler

Lennon: el cómic

Quiénes somos   /   Publicidad /   Contactar   /   Cartas al director   /   Suscripción al boletín   /   Ir a RSS RSS   /   Envíanos tu CV
Copyright © Digital Comunicación 2006, S.L.   ® El Digital Castilla la Mancha es una marca registrada.
Derechos reservados.   España.   E-mail: eldigital@eldigitalcastillalamancha.es
Oficina central:  C/ San Francisco, 21  -  45600 Talavera de la Reina  -  Toledo (España).  
Teléfono de contacto: Talavera 606713383 / Toledo 606018622
Política de información   /   Política de privacidad  /   Política de cookies  /   Aviso legal