Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
25 de junio de 2017  |  Síguenos en Facebook Facebook | Siacute;guenos en Twitter Twitter | Siacute;guenos en Google+ Google+ |      |   Hemeroteca  |   Publicidad  |   SUSCRÍBETE
El Digital Castilla-La Mancha
PORTADA REGIÓN ACTUALIDAD ECONOMÍA OPINIÓN SOCIEDAD DEPORTES IMÁGENES SERVICIOS
ALBACETE CIUDAD REAL CUENCA GUADALAJARA TOLEDO
Imprimir Enviar a un amigo Tamano de fuente  
 CAPILLA SIXTINA JESÚS FUENTES LÁZARO 
CAPILLA SIXTINA

En recuerdo de Hannah Arendt

17/01/2017 . Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a del.icio.usAñadir a YahooRSS
Era un asesino, pero un tipo excelente. Todos los que le  conocieron, le quisieron. Bueno, quién más le quiso fui yo. Y ahora, cuando ha desaparecido, no sé cómo explicar el dolor de la ausencia, tan vacía. Actuaba de forma tierna y entrañable con sus amigos. Con quienes desconocía, se estiraba como un gallo para qué nadie intuyera las ondulaciones de sus afectos. Desde que tomó este camino se había propuesto trasmitir la imagen de un ser de hierro. Porque afectos tenía, incluso cuando mataba. Recuerdo especialmente un día, después de su trabajo, como él lo llamaba. Se mantuvo distraído, con los ojos perdidos en un horizonte indescriptible. Pregunté si ocurría algo. Con un gesto de la mano dio a entender que no pasaba nada. No quería hablar. El mutismo se prolongó hasta varios días después. Pasado los años intenté averiguar qué había sido diferente en aquella ocasión. Me miró con cierta distancia y se llevó el dedo a los labios sugiriendo silencio. En realidad, mi relación con él estaba construida sobre ambiguos sobreentendidos.
 
Luego llegaron los años malos. Cayó en una redada fortuita. Buscaban armas, dinero, operaciones futuras, información sobre otras instalaciones. A él lo detuvieron por azar. Nunca pasaba por allí. Excepto que ese día se había acercado, dando un paseo –es muy agradable pasear por los pueblecitos de frontera de Francia en  primavera-, para recoger instrucciones sobre el último encargo. Lo que yo digo, la casualidad. Aunque esta vez no estaba dispuesto a volver a la cárcel. En la etapa en la que estuvo encerrado, hablábamos de asuntos cotidianos. De los aspectos menores que convierten la vida una contradicción permanente. Se enfurecía, sin embargo, con la estupidez que supone votar cualquier cosa por sentirse cabreado. Casi gritaba que la gente no era consciente de las consecuencias de sus decisiones. Quienes votaban así, decía, quieren consolarse sumando cabreados al universo de sus frustraciones. Imaginan que, cuando los cabreados sean mayoría, la sociedad explotará como una estrella en el espacio. Creen que la explosión, acompañada con una melodía emocionante que seguramente nadie interpretará, alterará la indiferencia de las galaxias. Su actitud era más coherente que la de esos que se dicen indignados y creen que la democracia es un juego en la play.
 
Cuando lo trasladaban a la cárcel, saltó del coche con mala suerte. Se fracturó el cráneo. (Traducción de una hoja escrita en euskera, probablemente arrancada de un diario personal. San Sebastián -España, por ahora-, 16 de enero de 2011).
 
*NOTA: Hannah Arendt popularizó el concepto de  “banalización del mal”. El texto carecía de titulo. Ha sido idea del traductor.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. ¿Te ha gustado? ¿Qué destacarías? ¿Qué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
Más artículos

Contra González, contra el PSOE

Portugal, mon amour

Coherencia programada

Errores y desconciertos

Viejos y equivocados

Oirán hablar de la trama

Liderazgos tranquilos

Punto de ebullición

Estrategias ajenas, proyectos propios

¿Lugar para profesores frustrados?



Mande su comentario
Tema: En recuerdo de Hannah Arendt
Nombre (obligatorio)
E-mail (obligatorio)
Título (obligatorio)
Comentario (máx. 1500 caracteres)
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
Términos y condiciones
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website eldigitalcastillalamancha.es tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de eldigitalcastillalamancha.es y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
eldigitalcastillalamancha.es declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
  
Quiénes somos   /   Publicidad /   Contactar   /   Cartas al director   /   Suscripción al boletín   /   Ir a RSS RSS   /   Envíanos tu CV
Copyright © Digital Comunicación 2006, S.L.   ® El Digital Castilla la Mancha es una marca registrada.
Derechos reservados.   España.   E-mail: eldigital@eldigitalcastillalamancha.es
Oficina central:  C/ San Francisco, 21  -  45600 Talavera de la Reina  -  Toledo (España).  
Teléfono de contacto: Talavera 606713383 / Toledo 606018622
Política de información   /   Política de privacidad  /   Política de cookies  /   Aviso legal