Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
25 de junio de 2017  |  Síguenos en Facebook Facebook | Siacute;guenos en Twitter Twitter | Siacute;guenos en Google+ Google+ |      |   Hemeroteca  |   Publicidad  |   SUSCRÍBETE
El Digital Castilla-La Mancha
PORTADA REGIÓN ACTUALIDAD ECONOMÍA OPINIÓN SOCIEDAD DEPORTES IMÁGENES SERVICIOS
ALBACETE CIUDAD REAL CUENCA GUADALAJARA TOLEDO
Imprimir Enviar a un amigo Tamano de fuente  
 EL MIRADERO ANA NODAL DE ARCE 
EL MIRADERO

Periodistas

25/01/2017 . Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a del.icio.usAñadir a YahooRSS
Escribo estas líneas el día del patrón de los periodistas, San Francisco de Sales. Hoy, nosotros, una de las profesiones más castigadas de los últimos años, somos trending topic en Twitter. Y hasta el Papa más mediático de los últimos tiempos ha hecho una llamada a los profesionales de la información, a fin de que nos fijemos en las noticias positivas, esas que venden menos y que tampoco abundan, querido Francisco.

El periodismo ha experimentado una evolución lamentable en los últimos tiempos. En los 80, cuando tuve la fortuna de estudiar en la Facultad de Ciencias de la Información de la Complutense, la profesión estaba recubierta de ese matiz de inconformismo, de rebeldía, que nos diferenciaba a los que aspirábamos a informar de esos otros alumnos más serios, más académicos que poblaban las aulas de facultades vecinas. Ser periodista era vencer al poderoso, sacar a la luz aquello que se quería esconder, investigar más allá de lo permitido y, en definitiva, ser útil a una sociedad democráctica que, al fin y al cabo, es nuestra razón de ser.

Los años han colocado al periodismo como una de las profesiones más castigadas, con cierre de medios, regulaciones laborales, plantillas precarias, paro desbocado y un intrusismo deleznable, cargado de amarillismo, que ha puesto en tela de juicio unos estudios que no han contado con el prestigio que debieran ni han respondido, tal vez por la proliferación de facultades, a la preparación indispensable. A la vez, el papel ha ido muriendo poco a poco, en una lenta agonía que ha dado paso a este otro periodismo, el digital, que ha dejado fuera del mercado a muchos de aquellos compañeros con los que compartí aulas allá por los ochenta. 

La triste realidad es que pocos profesionales de la información pueden vivir de su trabajo. Los sueldos no han remontado después de la crisis, tampoco antes fueron para tirar cohetes no nos engañemos, y solo unos pocos privilegiados pueden llevar un tren de vida que les permita vivir cómodamente sin hacer números y complicados encajes con las cuentas para llegar a fin de mes. Y eso que somos de letras.

El periodismo en muchos casos se ha convertido en servilismo al partido político que gobierna, a los intereses de los grupos empresariales que dominan el sistema o al mercado publicitario. Los independientes lo tienen más difícil que aquel Quijote que quiso luchar contra los gigantes. 

Lo que no se ha perdido entre los que, contra viento y marea, aspiran a contar historias, es esa vocación idílica que va más allá de la práctica. Y es que el periodismo, pese a todo, sigue siendo el oficio más bello del mundo. Ahora bien, si no reivindicamos, si caemos en el conformismo, si nos resignamos, si nos vendemos a cualquier postor, flaco servicio haremos a esa sociedad que nos sujeta. Y, hoy, en nuestro día, conviene recordar eso que se repite una y otra vez: "Sin periodismo no hay democracia".
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. ¿Te ha gustado? ¿Qué destacarías? ¿Qué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
Más artículos

Más allá de las Noches Toledanas

¿Quién es el mentiroso de Podemos?

Entre Page y Tolón

Obligados a salvar el Tajo

"Yo no soy machista, ayudo a mi mujer"

Los díscolos o "el oso se come al perrillo"

El "paripé" de Cospedal y lo indescriptible del Hospital

Del irascible Barredo a Camacho y Eurovisión

Cuando el "amor" se resuelve a golpes

Tolón y Mateo se distancian



Mande su comentario
Tema: Periodistas
Nombre (obligatorio)
E-mail (obligatorio)
Título (obligatorio)
Comentario (máx. 1500 caracteres)
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
Términos y condiciones
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website eldigitalcastillalamancha.es tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de eldigitalcastillalamancha.es y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
eldigitalcastillalamancha.es declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
  
Quiénes somos   /   Publicidad /   Contactar   /   Cartas al director   /   Suscripción al boletín   /   Ir a RSS RSS   /   Envíanos tu CV
Copyright © Digital Comunicación 2006, S.L.   ® El Digital Castilla la Mancha es una marca registrada.
Derechos reservados.   España.   E-mail: eldigital@eldigitalcastillalamancha.es
Oficina central:  C/ San Francisco, 21  -  45600 Talavera de la Reina  -  Toledo (España).  
Teléfono de contacto: Talavera 606713383 / Toledo 606018622
Política de información   /   Política de privacidad  /   Política de cookies  /   Aviso legal