Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
25 de junio de 2017  |  Síguenos en Facebook Facebook | Siacute;guenos en Twitter Twitter | Siacute;guenos en Google+ Google+ |      |   Hemeroteca  |   Publicidad  |   SUSCRÍBETE
El Digital Castilla-La Mancha
PORTADA REGIÓN ACTUALIDAD ECONOMÍA OPINIÓN SOCIEDAD DEPORTES IMÁGENES SERVICIOS
ALBACETE CIUDAD REAL CUENCA GUADALAJARA TOLEDO
Imprimir Enviar a un amigo Tamano de fuente  
 MÁS QUE PALABRAS ESTHER ESTEBAN 
MÁS QUE PALABRAS

El arma atómica Trump

02/03/2017 . Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a del.icio.usAñadir a YahooRSS
«Soy el primero al que le gustaría ver que nadie tiene armas nucleares, pero nunca nos vamos a quedar retrasados respecto a ningún país», manifestó Donald Trump a la agencia Reuters en el despacho Oval el pasado jueves. Horas después el histriónico presidente americano dejaba claro que vienen tiempos marciales y anunciaba que estaá dispuesto a poner en marcha el mayor rearme en una década y ha ordenado elaborar un presupuesto con un incremento de 54.000 millones de dólares (9,3%) en los gastos de defensa. “Tenemos que empezar a ganar guerras otra vez”, clamó.

Todos los medios de comunicación mundiales se han hecho eco de la noticia que, de llevarse a cabo, sería una de las mayores militarizaciones de la historia y con el anuncio se constata lo ya sabido: que Trump es un halcón, que quiere fortalecer la primacía militar y que no piensa frenar, salvo que el Congreso norteamericano consiga pararle los pies. Si algunos ingenuos pensaron que el nuevo presidente americano bajaría el nivel de sus promesas ultranacionalistas cuando llegara a la Casa Blanca se equivocaron de parte a parte. “Antes decíamos que Estados Unidos jamás perdía una guerra, ahora no ganamos ninguna. Es inaceptable”, dijo. Y lo peor no es que lo diga, sino que lo haga y puede hacerlo, aunque para que su país tenga el predominio mundial en el arsenal nuclear y se rearme tenga que hacer recortes en servicios básicos como la Educación, la Sanidad o lo que haga falta.

Su mantra de que es imprescindible recuperar la iniciativa para fortalecer la «seguridad nacional» puede taparlo todo ante la mirada estupefacta del resto del mundo, que a estas alturas todavía se pregunta por qué un personaje de tal calaña ha llegado tan alto y pudo llegar tan lejos para dar satisfacción al sector más radical de un país tan grande y plagado contradicciones.

He viajado recientemente a EEUU y, aunque ya ha ha pasado más de un mes desde su llegada a la Casa Blanca, todavía muchos de los colegas con los que tuve ocasión de hablar no se explican lo que ha ocurrido, pero ahí está la realidad, obras son amores, no buenas razones y en estos treinta días ha puesto patas arriba casi todo mientras todo ese país aparenta estar paralizado. "Ha destituido a una fiscal general, fulminado a su consejero de seguridad nacional, humillado sus servicios de inteligencia, ordenardo construir un muro con México, abandonando el acuerdo transpacífico, colisionando con Google, Apple y Facebook, encrespado a la Unión Europea, defendido al presidente ruso Vladimir Putin, ofendido a los líderes de China, México y Australia, prohibida la entrada a miles de musulmanes, chocando con los tribunales, satanizado los medios de comunicación y convertido a la Casa Blanca en un caos". Este es el resumen que publicaban los periódicos de su mandato y ahora vuelven a encenderse todas las alarmas de la comunidad internacional con un discurso militarista extremo que recuerda a la etapa de la guerra fría, de bloques que surgió tras la Segunda Guerra Mundial.

Algunos creen que su ambición desmedida y subida de tono, su posición desafiante hablando de confrontaciones bélicas y su manera de desprestigiar a la instituciones, al final puede llevar a que en Estados Unidos finalmente el sistema del bipartidismo termine por protegerse y eso, unido al poder de los periódicos a quienes no para de insultar y menospreciar, termine por conseguir separar a Trump de la presidencia y considerarlo como un virus puntual que ha podido infiltrarse en el sistema, pero no puede avanzar hasta cargárselo. El futuro desde luego no está escrito pero el panorama no puede ser peor y si esto es lo que vamos a tener en los próximos años podemos echarnos a temblar: Trump es en sí mismo la bomba atómica y sus efectos pueden ser devastadores. 
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. ¿Te ha gustado? ¿Qué destacarías? ¿Qué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
Más artículos

Francia, el destino de un país

Tramas y brochas

Carmen verde y roja

ETA y el camión de la muerte

Dimisión anunciada

Venezuela y el golpe

Susana y el guapo

Ni arrodillados ni vencidos

Padres hooligans

Patria y dignidad



Mande su comentario
Tema: El arma atómica Trump
Nombre (obligatorio)
E-mail (obligatorio)
Título (obligatorio)
Comentario (máx. 1500 caracteres)
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
Términos y condiciones
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website eldigitalcastillalamancha.es tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de eldigitalcastillalamancha.es y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
eldigitalcastillalamancha.es declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
  
Quiénes somos   /   Publicidad /   Contactar   /   Cartas al director   /   Suscripción al boletín   /   Ir a RSS RSS   /   Envíanos tu CV
Copyright © Digital Comunicación 2006, S.L.   ® El Digital Castilla la Mancha es una marca registrada.
Derechos reservados.   España.   E-mail: eldigital@eldigitalcastillalamancha.es
Oficina central:  C/ San Francisco, 21  -  45600 Talavera de la Reina  -  Toledo (España).  
Teléfono de contacto: Talavera 606713383 / Toledo 606018622
Política de información   /   Política de privacidad  /   Política de cookies  /   Aviso legal